Una llamada es una llamada y eso es todo. Dondequiera que esté su cuerpo físico, la llamada seguirá resonando allí. En el misterio de la respuesta encontrarás lo que buscas, pero no todo, solo una parte para poder seguir respondiendo… la llamada.

Fernanda Paz

Deixe um comentário